DE VACACIONES EN LOS ALPES


EXPEDICIÓN ALPES 2012.

Viernes 13 de Julio, salimos de las Torres de Cotillas a las 18.00pm dirección Zermatt, después de tomarnos unos refrescos en el pub La Calle.

La despedida del viaje entre nuestros familiares y colegas concluye con un “tened cuidado y no arriesgar, que lo más importante es tener la oportunidad de repetir, siempre, a ser posible en mejores situaciones”. Optamos  por ir por la autovía de Alicante pues la de Jumilla sigue en obras.

Sábado 14 de Julio, sobre las 09.00am llegamos a Chamonix, ya con ganas de tomarnos algo caliente, pues el ambiente ha cambiado y con ello la temperatura. Nos ofrecen café-olé, la mañana está nublada, las calles mojadas y nosotros con ganas de asegurarnos el tiempo para decidir el lugar dónde nos tomaremos un huevo frito, a ser posible a la española. Al aparcar en Chamonix no puedo con la tentación de hacer una foto al glaciar de De Bossons en Les Honches Sallames. Después de desayunar vamos de tiendas, algún detalle para resabiar la cantidad de artículos de las mejores marcas que hay en las tiendas, The North Face, etc. Alegría que en esto es un experto, nos hace ver cómo caemos en el ensimismo. Compramos pan y  hielo, en esta parte del mundo se hace imposible de conseguir a menso de 3000m. El ambiente fresco nos hace imposible de recordar el invierno de nuestra tierra, el sol aparece y desaparece de entre las nubes dándonos la bienvenida sin apenas dejarnos sentirlo. Nos dirigimos al camping de Tash (Alpes suizos). Llegamos sobre las 18.00pm al camping, comemos, montamos la tienda y tranquilamente nos acomodamos hasta que llega la noche, cenamos y nos acostamos.

Domingo 15 de      Julio, empezamos la expedición hacia el Dôm (4545 metros), haciéndolo en dos jornadas; la primera hacia el Dôm Hut (refugio del Dom 2940m), aclimatando por una senda muy empinada que nos lleva al refugio en obras, el cual nos obliga a probar nuestros sacos de invierno en un estupendo porche con vistas de los mejores y más bonitas cumbres de los Alpes.

Lunes 16 de Julio, nos levantamos sobre las 5am con los sacos húmedos de haber caído una pequeña nevada durante la noche acompañada de la humedad fría transportada por el viento a través de las nubes nocturnas. Federico decide quedarse en el refugio por motivos “de sumario”… Tras ascender a los 3000m aproximadamente, una “pájara” se adueña de todos excepto de Blaki, que nos hace frenar el ritmo y hacer paradas cada vez más continuas. El Dôm (la Catedral), el 7º pico más alto de los Alpes y el más duro, con pendientes del 50% y una arista casi interminable, nos hace sentir que el esfuerzo de una montaña no se mide en metros. Culminamos el Dôm y comenzamos la bajada, esta vez por el Glaciar, al llegar a la zona de rocas montamos los rápeles y continuamos hasta el refugio, en el cual nos esperaba Fede, con todo el material, como los sacos secos y recogidos. Nos cambiamos y empezamos la bajada hasta el pueblo de Randa, dónde recogemos el coche en el parking de un restaurante italiano, el cual nos aseguró haberle costado ½ millón de euros, nota, nota…..*

Llegamos al camping, nos duchamos con agua caliente y cenamos dispuestos a dormir como nunca nadie habrá dormido después de una dura jornada.

Martes 17 nos levantamos con muchas agujetas y nos pusimos a lavar la ropa sucia, a eso del mediodía marchamos a Zermatt para hacer la vía ferrata de Mammut, que se completó con una fuerte bajada por una senda corriendo cómo si Big foot de los Alpes nos persiguiera. Volvemos al camping.

Miércoles 18, vamos a Zermatt, esta vez en taxi, ahorrándonos algunos francos, para gastarlos más tarde en el telecabina que nos subirá a Klein Matterhom, para ascender al Breithorm (4164m) y al Breithorm Mittelgipfel (4159m), impresionantes picos con vistas al Pollux, monte Rosa, Cervino, etc. Al bajar a mediodía decidimos ir al camping dónde Fede nos deleita con dos suculentos platos de ravioli y callos, uhmmmm!

Por la noche Blaki prepara una suave cena a base de sopa y algo de embutido.

Jueves 19, amanece, desayunamos y recogemos para ir al Valle de Aosta dónde dejamos en el camping el coche y decidimos por mayoría y pese al viento que hacía y la tormenta que se esperaba a mediodía del día siguiente, subir  al refugio Vittorio y Emmanuelle II, para intentar subir al Gran Paradiso (4061m) al día siguiente. La senda al refugio la hicimos en 1h30’ aprox, más que una senda parecía una calzada romana que nos recordaba paso a paso estar en Alpes italianos. El viento se hacía notar hasta que a falta de unos metros del refugio empezó a chispear, qué suerte, una vez más nuestro ritmo endiablado por el monte nos hizo llegar a tiempo. Llegamos a las 18.00pm y a las 19.00pm nos preparaban la cena, para así  levantarnos a las 03.00am para salir a las 04.30am, lo normal en estos refugios de alta montaña (2775m). Cenamos pasta italiana con tomate y queso y de segundo pollo asado con espinacas, un botellón  Morette birra de 66cl que entraba mejor que el agua mineralizada. Nos acompañó Jeremy, un joven neozelandés residente en Canadá. Para el postre pedimos flan excepto Blaki que pidió fuomagge, muy parecido al flan en cuanto a textura, forma y sabor al flan, así nos aseguró el capitán. Nos pedimos un poleo y lo acompañamos con un chupito de grape, orujo hecho con pepitas y piel de uvas, adornado o adobado, con unas frutas de textura suave, dulce y carnosa sin hueso del color de la granada y de tamaño parecido a la amiguilla. Nos acostamos en las literas con colchón y mantas que hacía ya tiempo que no probábamos ¡ya tocaba!

Viernes 20, nos levantamos a las 3.30am, vemos el tiempo, es bueno, toda la noche estuvo acompañada con un viento tan fuerte que a veces hacía rechinar la chapa del refugio una contra otra. Desayunamos y empezamos la ascensión y después de 3h30’ aprox, un fuerte viento frío, tramos cortos de hielo y sobre todo nieve, llegamos cerca de la cumbre dónde nos esperaba un paso de II grado a través de unos bloques de roca que conducen a la cruz de la cumbre. Al encumbrar volvimos a pasar por el glacial Festi, ya para descender hasta el refugio y así descender hasta el camping dónde comimos gratamente al haber hecho una jornada de 11

horas y saber que nos esperaba una ducha con agua caliente, ¡ qué gusto!. Al terminar, recogemos y partimos para Chamonix, dónde acampamos con lluvia y nos fuimos a tomar unas merecidas cervezas y a cenar pizza.

Sábado 21, nos levantamos, recogemos y partimos hacia alguna zona de paso que nos acoja con buen tiempo como nos acogió estas distintas partes de los Alpes. A mediodía paramos por el camino en un centro turístico llamado Pont de Gard, dónde está el puente romano más alto del mundo, que servía de acueducto, el sol de estas tierras galas me recordaba al de mi cálida Murcia, cuando salimos del recinto fuimos a comer al bar-restaurante Paco Mc, dónde una vez más nos portamos como personas que hoy están aquí y mañana allí, sin diferencia de altura, tiempo o circunstancia alguna.

Un abrazo fuerte a todas aquellas personas que han hecho posible esta aventura.